lunes, 14 de junio de 2010

La Rosa Blanca

Clica Aquí Para Leer este Cuento

En un jardín de matorrales, entre hierbas y maleza, apareció como salida de la nada una rosa blanca. Era blanca como la nieve, sus pétalos parecían de terciopelo y el rocío de la mañana brillaba sobre sus hojas como cristales resplandecientes. Ella no podía verse, por eso no sabía lo bonita que era. Por ello pasó los pocos días que fue flor hasta que empezó a marchitarse sin saber que a su alrededor todos estaban pendientes de ella y de su perfección: su perfume, la suavidad de sus pétalos, su armonía. No se daba cuenta de que todo el que la veía tenia elogios hacia ella. Las malas hierbas que la envolvían estaban fascinadas con su belleza y vivían hechizadas por su aroma y elegancia. Un día de mucho sol y calor, una muchacha paseaba por el jardín pensando cuántas cosas bonitas nos regala la madre tierra, cuando de pronto vio una rosa blanca en una parte olvidada del jardín, que empezaba a marchitarse. –Hace días que no llueve, pensó – si se queda aquí mañana ya estará mustia. La llevaré a casa y la pondré en aquel jarrón tan bonito que me regalaron. Y así lo hizo. Con todo su amor puso la rosa marchita en agua, en un lindo jarrón de cristal de colores, y lo acercó a la ventana.- La dejaré aquí, pensó –porque así le llegará la luz del sol. Lo que la joven no sabía es que su reflejo en la ventana mostraba a la rosa un retrato de ella misma que jamás había llegado a conocer. -¿Esta soy yo? Pensó. Poco a poco sus hojas inclinadas hacia el suelo se fueron enderezando y miraban de nuevo hacia el sol y así, lentamente, fue recuperando su estilizada silueta. Cuando ya estuvo totalmente restablecida vio, mirándose al cristal, que era una hermosa flor, y pensó: ¡¡Vaya!! Hasta ahora no me he dado cuenta de quién era, ¿cómo he podido estar tan ciega? La rosa descubrió que había pasado sus días sin apreciar su belleza. Sin mirarse bien a sí misma para saber quién era en realidad. Si quieres saber quién eres de verdad, olvida lo que ves a tu alrededor y mira siempre en tu corazón. * * * Este cuento es una colaboración de Rosa María Roé

13 comentarios:

  1. YESI...que rosa más bonita...preciosa...oye!!me preguntaste que si podías llevarte una rosa de mi bloc....pues claro que si puedes...faltaría más,todas mis imágenes están cogidas de paginas web...no de los bloc...antes pido permiso..como tu has hecho.....puedes llevarte la rosa...claro que si....tienes un bloc precioso...besicos guapa..

    ResponderEliminar
  2. Bello Yesi, un cuento precioso y una hermosa rosa que nos da ejemplo, el interior de la persona es lo mas bonito que se pueda encontrar...lo demás es ornamento...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola cielo que belleza de cuento y que verdfad nos deja
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  4. Una rosa maravillosa, que nos acerca a muchas personas que no saben lo hermosas que son, por que no se ha mirado. Mirarse uno mismo, examinarse, es importante, nos enseña lo que realmente somos.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  5. Que Bieeeeeen que os Guste, yo cuando lo leí pensé....menuda leccion que nos da a mas de uno este cuento, que muchos de nosotros y me incluyo en esta lista hemos opinado sobre alguien por su exterior y si llegamos a conocerlo/a fondo nos quedariamos dandonos cabezazos por lo superficiales que hemos sido.

    Nose si os a pasado a vosotros alguna vez??

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. nos has regalado una gran reflexión, gracias.
    besos

    ResponderEliminar
  7. haha, a mi si, pero bueno, paso para decir que me encanto...
    y también porque hace mucho que no pasaba.
    Adiós
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Yesi, me encanto este cuento, muchas veces no nos damos cuanta de esa belleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso tu blog y que hermoso este cuento, un gusto haber llegado hasta aquí
    Un abrazo
    BB

    ResponderEliminar
  10. Amiga, me alegro de que pasaras por mi espacio porque eso me ha dado la oportunidad de conocer el tuyo, precioso por cierto, aún me quedaré por aquí un rato, hay mucho que ver....En cuantoo a tu entrada, decirte que en muchas ocasiones basta con rascar un poquito para descubrir la belleza interior de las personas.
    Recibe un abrazo y ten por seguro que volveré de continuo.

    ResponderEliminar
  11. Hola preciosa, eso es lo que deberíamos hacer, para encontar las respuestas a nuestras precuntas, pero siempre buscamos fuera, por eso nunca encontramos lo que necesitamos.
    Linda entrada.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  12. Cariño pásate por el blog del lateral de LISEBE donde dice La vitrina de vuestras caricias y clicas que te he dejado algo para tí.!

    Besitos cielo

    ResponderEliminar
  13. Un bello cuento, como la belleza de las flores... perfecta.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar

Dejame tu Comentario Tesoro, Te lo Agradezco Enormemente, Ya que este Espacio se Alimenta de Ti.

Te Espero Pronto.

Besos Voladores y un Fuerte Abrazo.

 
Espero que te haya gustado, ¡Hasta pronto!
Escritorio | Edicion Entradas | Edicion Páginas | Diseño | Edición HTML
Blog adaptado por